Boletín en tu e-mail

Info.
Uruguay santosapostolespalotinos@gmail.com Facebook: Santos Apóstoles Palotinos
Tel : (+598) 2487 1971
Dirección : Luis A.de Herrera 2882 esq. Emilio Raña - Montevideo-Uruguay
Diciembre 2014
Pésame del Papa por sacerdote asesinado en México

Pésame del Papa por sacerdote asesinado en México

Ciudad del Vaticano, 28 de diciembre de 2014 Excmo. Mons. Maximino Martínez Miranda Obispo de Ciudad Altamirano Profundamente apenado al recibir la triste noticia del asesinato del padre Gregorio López Gorostieta, el Santo Padre expresa su más sentido pésame a Vuestra Excelencia, así como al clero, comunidades religiosas y fieles de esa amada diócesis, a la vez que ofrece sufragios por el eterno descanso del sacerdote de Cristo, víctima de una injustificable violencia. Su Santidad, al expresar una vez más su firme reprobación de todo atentado a la vida y dignidad de las personas, exhorta a los sacerdotes y demás evangelizadores de la diócesis a proseguir con ardor su misión eclesial a pesar de las dificultades, siguiendo el ejemplo de Jesús, el buen pastor. Con tales sentimientos, mientras desea hacer llegar también a los familiares del padre López Gorostieta su cercanía en tan dolorosa prueba, el Sumo Pontífice imparte a dicha comunidad eclesial la confortadora bendición apostólica como signo de esperanza cristiana en el Señor resucitado. + Cardenal Pietro Parolin Secretario de Estado de Su Santidad

JORNADA   MUNDIAL  de  la  PAZ ,  1  de enero 2015

JORNADA MUNDIAL de la PAZ , 1 de enero 2015

Del Mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial de la PAZ que celebramos este jueves 1 de enero de 2015- "El tema que he elegido para este mensaje recuerda la carta de san Pablo a Filemón, en la que le pide que reciba a Onésimo, antiguo esclavo de Filemón y que después se hizo cristiano, mereciendo por eso, según Pablo, que sea considerado como un hermano".

Mensaje navideño de  Mons. Daniel Sturla

Mensaje navideño de Mons. Daniel Sturla

Queridos Hermanos y Amigos: Cada año la Navidad nos renueva en la esperanza de que la bondad es lo más importante de la vida. ¡Dios es bueno! Ama con infinita ternura el mundo que ha creado hasta el punto que Él mismo se hace creatura. Jesús es el Niño Dios. El Eterno que entra en el tiempo. Con acierto llamamos Nochebuena la noche en que María dio a luz al Salvador. A diferencia de Mateo y Lucas que narran el nacimiento de Jesús, Juan comienza su evangelio con un prólogo muy solemne que lo escuchamos en algunas de las Misas de este tiempo: “La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros”. Nos resulta hoy un texto difícil. ¿Qué es eso de la Palabra? ¿Qué quiere decir que se hizo carne? En realidad son expresiones luminosas. La Palabra, del griego “Logos”, significa: el sentido de todas las cosas, la explicación, la respuesta; “se hizo carne”, es decir, llegó a nosotros visiblemente. Los interrogantes más profundos del corazón, ésos que se hacen los niños pequeños y que también nos hacemos los grandes, encuentran su respuesta en el Niño nacido en Belén. No puede hablar y sin embargo dice y mucho. En Navidad Dios no responde con discursos, sino con hechos, con un acontecimiento, que aún hoy causa asombro. “Hoy en la ciudad de David les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor”. La señal de este acontecimiento no la hallarán en palacio ni saldrá en el Boletín Imperial, “encontrarán a un niño recién nacido envuelto en pañales y acostado en un comedero de animales”. ¿Estamos todos locos? Ya lo dice el dicho que “de poetas y locos, todos tenemos un poco”. En realidad el que está loco de amor es Dios, así decían algunos Padres de la Iglesia. Loco de amor por el hombre. Lo sabe extraviado, perdido, buscando felicidad por donde no se encuentra. Conoce el Señor hasta dónde podemos bajar cuando nos dejamos llevar del mal espíritu… Hasta allí va el Señor a rescatarnos, viene a nuestro encuentro no desde fuera sino metiéndose dentro de la experiencia humana. Él conocerá desde el gozo de vivir hasta la angustia de la muerte, desde la ternura de la madre hasta la crueldad de los verdugos. El Sentido de todas las cosas se hizo concreto: la Palabra se hizo carne. “De muchas maneras habló Dios a los hombres, hoy lo ha hecho por medio de su Hijo”. Esa palabra es una buena palabra, una alegre noticia, es una persona de carne y hueso. Ese Niño me devela el sentido de mi vida: existo y sé para qué existo. Estoy inmerso en un mundo que, si es doloroso y dramático, también es magnífico. No vengo de la nada ni vuelvo a ella. El mundo es razonable, “estudiable” porque hay en su origen, en su desarrollo y en su destino final, una razón creadora llena de amor. Si hacemos un balance del año surgen cantidad de motivos para dar gracias y también situaciones que preocupan. En esta Navidad entre elecciones nacionales y municipales, ¡qué bueno es poder agradecer a Dios el clima de paz que en general hemos vivido y que reflejan una madurez como nación! Es una pena en cambio que en este fin de año y como de apuro se quiera imponer en la educación de nuestros niños esa “Guía de la diversidad sexual” que en realidad es la guía de la uniformidad mental. Vivimos en una sociedad plural y laica. La laicidad es respeto en la pluralidad. Seamos consecuentes. No impongamos una ideología. La Constitución señala que son los padres los responsables de la educación de sus hijos y no el estado. Como cristianos creemos que Dios nos ha creado varón y mujer. La biología tiene que ver con nuestra identidad más profunda. La realidad de personas cuya orientación sexual no corresponde con su sexo no puede ser transformada en una bandera ideológica. Toda persona tiene una dignidad inalienable. Ninguna persona puede ser discriminada por ningún motivo. El justo dolor por la discriminación sufrida no puede ser agitado para contradecir la razón y el sentido mismo que la sexualidad tiene. En este Uruguay querido donde tantos no encuentran sentido a la vida o sucumben a la tentación de huir de ella, ¡qué bueno es acercarse al pesebre! contemplarlo y apostar por la belleza de una vida llena de sentido que vale la pena ser vivida en plenitud. En medio de tantas situaciones personales y familiares complejas ¡qué hermoso que miremos hacia el ideal de la familia como Dios la ha soñado! Quizás estemos lejos de este ideal, pero tener un norte claro ayuda, en toda situación, a rumbearse. El viernes pasado, participando en el pesebre viviente del Cottolengo femenino, vi plasmado el milagro de la Navidad: “la Palabra se hizo carne”. El sentido de la vida hecho realidad visible, llenando de alegría la vida de todos los que allí estábamos, dándonos respuesta al interrogante que puede suscitar la enfermedad y el abandono: el amor es más fuerte. Carguemos de esperanza nuestra vida porque un Niño nos ha nacido, es el Salvador. Con mi cariño y mi bendición. +Daniel Sturla sdb Arzobispo de Montevideo

Papa Francisco: mensaje  y  bendición  sobre  Roma  y el mundo

Papa Francisco: mensaje y bendición sobre Roma y el mundo

" Queridos hermanos y hermanas, que el Espíritu Santo ilumine hoy nuestros corazones, para que podamos reconocer en el Niño Jesús, nacido en Belén de la Virgen María, la salvación que Dios nos da a cada uno de nosotros, a todos los hombres y todos los pueblos de la tierra. "

¿FELICES FIESTAS  o  FELIZ  NAVIDAD?  mensaje P. Bernardo

¿FELICES FIESTAS o FELIZ NAVIDAD? mensaje P. Bernardo

Se nos fue el año, con tanta rapidez, como nunca! Así lo sentimos muchos, aunque todavía nos queden unos pocos días. . . Es el ritmo de la vida moderna que nos marca con sus exigencias y su estrés. Ya estamos cansados y con nostalgia esperamos "las fiestas" y el tiempo de descanso, Apenas a días de la Navidad, un sinnúmero de sentimientos, recuerdos y emociones vuelve a despertar . . . las imágenes características del arbolito que se viste de luces y colores , las guirnaldas y los pesebres que rodean la figura de Papá Noel. Esta figura bonachona del Norte multiplicada, en ciertas forma, promueve la ilusión desde los niños pequeños hasta los abuelos, invade los espacios públicos, inunda los shoppings y los hogares pobres y ricos cada año con más anticipación. Parece una barbaridad celebrar Navidad con nieve, trineos y renos, mesas llenas de comidas pesadas y de dulces, con bailes y músicas populares contando con nuestras altas temperaturas !! Las familias, los parientes y amigos se reúnen al estallido de los cohetes y muchos se llenan de nostalgia al escuchar el canto "Noche de Paz" No sé si toda esa gente conoce el sentido de la Navidad, su razón de ser y su mensaje: "Hoy en Belén, les ha nacido el Salvador". Siguiendo en pos del anhelo de un mundo lleno de luz y de felicidad, de esperanza y de paz, necesitamos un cambio. Sí, queremos vivir en paz y ser felices, pero no solamente unos días, sino para siempre. Me imagino como San Vicente Pallotti lanzaría hoy un grito al cielo para sacudirnos y decirnos que hay volver la mirada y el corazón hacia la verdadera Navidad. Dios se hace hombre por amor a los hombres. Dios se hace pobre para enriquecernos con su amor. Dios se nos ha hecho cercano en JESUCRISTO, el único SALVADOR del mundo. La Navidad hay que festejarla con alegría y con todos los sentidos, pero poniendo en el centro no a Papá Noel sino al "NiÑO DIOS" con su rostro humano, lleno de amor y de ternura. ¡No podemos prescindir de la Misa de Navidad! Ella es el encuentro con nuestro Dios en la familia cristiana, representando la gran familia humana del mundo entero, que grita por la salvación, por una vida más digna y feliz. P. Bernardo Godbarsen sac

CUARTO  domingo  de Adviento:  mensaje  del Papa Francisco

CUARTO domingo de Adviento: mensaje del Papa Francisco

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! Hoy, cuarto y último Domingo de Adviento, la liturgia quiere prepararnos a la Navidad, ya a las puertas, invitándonos a meditar el relato del anuncio de Ángel a María. El Arcángel Gabriel revela a la Virgen la voluntad del Señor, que ella se convierta en la madre de su Hijo unigénito: “Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo” (Lc 1, 31-32). Fijemos la mirada sobre esta sencilla muchacha de Nazaret, en el momento en que se vuelve disponible al mensaje divino con su “sí”; captamos dos aspectos esenciales de su actitud, que es para nosotros modelo de cómo prepararse a la Navidad. Dos actitudes de María, modelo de preparación a la Navidad Ante todo, su fe, su actitud de fe, que consiste en escuchar la Palabra de Dios para abandonarse a esta Palabra con plena disponibilidad de mente y de corazón. Al responder al Ángel María dijo: “Yo soy la sierva del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho” (v. 38). En su “sí” lleno de fe, María no sabe por cuáles caminos deberá aventurarse, cuáles dolores deberá padecer, cuáles riesgos afrontar. Pero es consciente que es el Señor quien pide y ella se fía totalmente de Él, se abandona a su amor. Ésta es la fe de María. Otro aspecto es la capacidad de la Madre de Cristo de reconocer el tiempo de Dios. María es aquella que ha hecho posible la encarnación del Hijo de Dios, “revelando un misterio que fue guardado en secreto desde la eternidad” (Rm 16, 25). Ha hecho posible la encarnación del Verbo gracias precisamente a su “sí” humilde y valiente. María nos enseña a comprender el momento favorable en que Jesús pasa por nuestra vida y pide una respuesta rápida y generosa. Y Jesús pasa. En efecto, el misterio del nacimiento de Jesús en Belén, que se produjo históricamente hace ya más de dos mil años, se produce como evento espiritual, en el “hoy” de la Liturgia. El Verbo, que encontró morada en el seno virginal de María, en la celebración de la Navidad viene a llamar nuevamente al corazón de cada cristiano. Pasa y llama. Cada uno de nosotros está llamado a responder, como María, con un “sí” personal y sincero, poniéndose plenamente a disposición de Dios y de su misericordia, de su amor. Eh, cuántas veces Jesús pasa por nuestra vida. Y cuántas veces nos envía un ángel. Y cuántas veces no nos damos cuenta, porque estamos tan ocupados e inmersos en nuestros pensamientos, en nuestros asuntos e incluso, en estos días, en nuestra preparación de la Navidad, que no nos damos cuenta que Él pasa y llama a la puerta de nuestro corazón pidiendo acogida, pidiendo un “sí”, como el de María. Un santo decía: “Tengo temor de que el Señor pase”. ¿Saben por qué tenía temor? Temor de no darse cuenta y dejarlo pasar. Cuando nosotros sentimos en nuestro corazón: “Pero yo querría ser más bueno, más buena, me he arrepentido de esto que he hecho, aquí está precisamente el Señor que llama, que te hace sentir ganas de ser mejor, las ganas de permanecer más cerca de los demás, de Dios. Si tú sientes esto, detente. Allí está el Señor. Y ve a rezar, tal vez a la Confesión. A limpiar un poco el orujo. Eso hace bien. Pero acuérdate bien, si tú sientes esas ganas de mejorar, es Él quien llama. No lo dejes pasar. Presencia silenciosa de San José En el misterio de la Navidad, junto a María está la silenciosa presencia de San José, tal como es representada en todo pesebre, también en el que pueden admirar aquí, en la Plaza de San Pedro. Jesús se ha hecho nuestro hermano por amor El ejemplo de María y de José es para todos nosotros una invitación a recibir acoger, con total apertura del alma a Jesús, que por amor se ha hecho nuestro hermano. El don precioso de la Navidad es la paz Él viene a traer al mundo el don de la paz: “En la tierra, paz a los hombres que él ama” (Lc 2, 14), como anunciaron a coro los ángeles a los pastores. El don precioso de la Navidad es la paz, y Cristo es nuestra paz verdadera. Y Cristo llama a nuestros corazones para darnos la paz. La paz del alma. Abramos las puertas a Cristo. Nos encomendamos a la intercesión de nuestra Madre y de San José, para vivir una Navidad verdaderamente cristiana, libres de toda mundanidad, dispuestos a acoger al Salvador, el Dios-con-nosotros. (Traducción de María Fernanda Bernasconi - RV). CUARTO

Catequesis  del  Papa  el 18 de  diciembre

Catequesis del Papa el 18 de diciembre

La familia de Jesús no es de fábula, nos ayuda a redescubrir la vocación y misión de toda familia, dijo el Papa en la Catequesis La familia: Nazaret Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! El Sínodo de los Obispos sobre la Familia, apenas celebrado, ha sido la primera etapa de un camino, que se concluirá el próximo octubre con la celebración de otra Asamblea sobre el tema “Vocación y misión de la familia en la Iglesia y en el mundo”. La oración y la reflexión que deben acompañar este camino involucran a todo el Pueblo de Dios. Quisiera que también las meditaciones habituales de las audiencias del miércoles se inserten en este camino común. Por esto, he decidido reflexionar con ustedes, en este año, precisamente sobre la familia, sobre este gran don que el Señor hizo al mundo desde el principio, cuando confirió a Adán y Eva la misión de multiplicarse y de llenar la tierra (cfr Gen 1,28). Aquel don que Jesús ha confirmado y sellado en su Evangelio. Y la cercanía de la Navidad enciende sobre este misterio una gran luz. La encarnación de Hijo de Dios abre un nuevo inicio en la historia universal del hombre y de la mujer. Y este nuevo inicio acaece en el seno de una familia, en Nazaret. Jesús nació en una familia. Él podía venir especularmente, o como un guerrero, un emperador…No, no. Viene como un hijo de familia, en una familia. Esto es importante: mirar en el pesebre esta escena tan bella. Dios ha elegido nacer en una familia humana, que ha formado Él mismo. La ha formado en un apartado pueblo de la periferia del Imperio Romano. No en Roma, que es la ciudad capital del Imperio, no en una gran ciudad, sino en una periferia casi invisible, o mejor dicho, más bien de mala fama. Lo recuerdan también los Evangelios, casi como un modo de decir: “De Nazaret, ¿puede salir alguna vez algo bueno?” (Jn, 1,46). Quizás, en muchas partes del mundo, nosotros mismos hablamos todavía así, cuando escuchamos el nombre de algún lugar periférico de una grande ciudad. Pues bien, precisamente desde allí, de aquella periferia del gran Imperio, ¡inició la historia más santa y más buena, aquella de Jesús entre los hombres! Y allí estaba esta familia. Jesús permaneció en esa periferia por más de treinta años. El evangelista Lucas resume este periodo así: “…vivía sujeto a ellos", es decir a María y José. Pero uno dice: ¿pero este Dios que viene a salvarnos ha perdido treinta años allí, en aquella periferia de mala fama? ¡Ha perdido treinta años! Y Él ha querido esto. El camino de Jesús estaba en esa familia. "La madre conservaba todas estas cosas en su corazón. Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia, delante de Dios y de los hombres”. (2, 51-52). No se habla de milagros o curaciones, de predicaciones – no hizo ninguna en aquel tiempo – no se habla de predicaciones, de muchedumbres que se aglomeran; en Nazaret todo parece suceder “normalmente”, según las costumbres de una pía y trabajadora familia israelí: se trabajaba, la mamá cocinaba, hacía todas las cosas de la casa, planchaba las camisas…todas cosas de mamá. El papá, carpintero, trabajaba, enseñaba al hijo a trabajar. Treinta años: “¡pero que desperdicio padre! Pero, nunca se sabe. Los caminos de Dios son misteriosos. ¡Pero aquello era importante, allí estaba la familia! ¡Y eso no era un desperdicio, eh! Eran grandes santos: María, la mujer más santa, inmaculada, y José, el hombre más justo. La familia. Ciertamente estaríamos enternecidos por el relato de cómo Jesús adolescente afrontaba los encuentros de la comunidad religiosa y los deberes de la vida social; en el conocer cómo, cuando era un joven obrero, trabajaba con José; y luego su modo de participar en la escucha de las Escrituras, en la oración de los salmos y en tantas otras costumbres de la vida cotidiana. Los Evangelios, en su sobriedad, no refieren nada acerca de la adolescencia de Jesús y dejan esta tarea a nuestra afectuosa meditación. El arte, la literatura, la música han recorrido esta vía de la imaginación. Ciertamente, ¡no es difícil imaginar cuánto las mamás podrían aprender de los cuidados de María por el hijo! ¡Y cuánto los papás podrían ganar del ejemplo de José, hombre justo, que dedicó su vida a sostener y a defender al niño y a la esposa – su familia – en los momentos difíciles! ¡Y no digamos cuánto los jóvenes podrían ser alentados por Jesús adolescente a comprender la necesidad y la belleza de cultivar su vocación más profunda y de soñar a la grande! Y Jesús ha cultivado en aquellos treinta años su vocación por la cual el Padre lo ha enviado, ¿no? El Padre Dios. Jesús jamás en aquel tiempo se desalentó, sino que creció en coraje para seguir adelante con su misión. Cada familia cristiana – como hicieron María y José - puede en primer lugar acoger a Jesús, escucharlo, hablar con Él, custodiarlo, protegerlo, crecer con Él; y así mejorar el mundo. Hagamos espacio en nuestro corazón y en nuestras jornadas al Señor. Así hicieron también María y José, y no fue fácil: ¡cuántas dificultades tuvieron que superar! No era una familia fingida, no era una familia irreal. La familia de Nazaret nos compromete a redescubrir la vocación y la misión de la familia, de cada familia. Y como sucedió en aquellos treinta años en Nazaret, así puede suceder también para nosotros: hacer que se transforme en normal el amor y no el odio, hacer que se convierta en común la mutua ayuda, no la indiferencia o la enemistad. Entonces, no es casualidad, que Nazaret signifique “Aquella que custodia”, como María, que – dice el Evangelio “… conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón.” (cfr Lc 2, 19-51)). Desde entonces, cada vez que hay una familia que custodia este misterio, aunque esté en la periferia del mundo, el misterio del Hijo de Dios, el misterio de Jesús que viene a salvarnos, está obrando. Y viene para salvar al mundo. Y ésta es la grande misión de la familia: hacer lugar a Jesús que viene, recibir a Jesús en la familia, en la persona de los hijos, del marido, de la esposa, de los abuelos, porque Jesús está allí. Recibirlo allí, para que crezca espiritualmente en esa familia. Que el Señor nos de esta gracia en estos últimos días antes de Navidad. Gracias. (Traducción del italiano: María Cecilia Mutual)

Histórica decisión de los Gobiernos de los Estados Unidos de América y de Cuba de establecer relaciones diplomáticas

Histórica decisión de los Gobiernos de los Estados Unidos de América y de Cuba de establecer relaciones diplomáticas

Comunicado de la Secretaría de Estado El Santo Padre se complace vivamente por la histórica decisión de los Gobiernos de los Estados Unidos de América y de Cuba de establecer relaciones diplomáticas, con el fin de superar, por el interés de los respectivos ciudadanos, las dificultades que han marcado su historia reciente. En el curso de los últimos meses, el Santo Padre Francisco ha escrito al Presidente de la República de Cuba, el Excelentísimo Señor Raúl Castro, y al Presidente de los Estados Unidos, el Excelentísimo Señor Barack H. Obama, invitándoles a resolver cuestiones humanitarias de común interés, como la situación de algunos detenidos, para dar inicio a una nueva fase de las relaciones entre las dos Partes. La Santa Sede, acogiendo en el Vaticano, el pasado mes de octubre, a las Delegaciones de los dos Países, ha querido ofrecer sus buenos oficios para favorecer un diálogo constructivo sobre temas delicados, del que han surgido soluciones satisfactorias para ambas Partes. La Santa Sede continuará apoyando las iniciativas que las dos Naciones emprenderán para acrecentar sus relaciones bilaterales y favorecer el bienestar de sus respectivos ciudadanos. Vaticano, 17 de diciembre de 2014

El Papa celebrará, con misa criolla en San Pedro, a la Virgen de Guadalupe, Patrona de América

El Papa celebrará, con misa criolla en San Pedro, a la Virgen de Guadalupe, Patrona de América

El Papa Francisco presidirá el 12 de diciembre, fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, una concelebración Eucarística en la Basílica de San Pedro, para homenajear a la Patrona de América y encomendarle su intercesión por la evangelización de sus pueblos, su crecimiento en humanidad y la construcción de condiciones de paz, justicia y unidad entre sus naciones hermanas. La Santa Misa comenzará a las 18 hs pero, a partir de las 16.45, ingresarán a la Basílica las banderas de todos los países del continente y sus respectivas ofrendas a la imagen de la Patrona. Seguidamente, se recitará el “Rosario guadalupano” y continuará una oración de Adviento acompañada con los cantos de la tradición de villancicos latinoamericana. La Eucaristía será acompañada por los cantos de la “Misa Criolla” del compositor argentino Ariel Ramírez, cuya ejecución estará bajo la dirección de su hijo, Facundo Ramírez, y su grupo musical, con Patricia Sosa como invitada y la colaboración del coro romano “Musica Nuova”. En el comunicado de prensa emitido por la Pontificia Comisión para América Latina (CAL), se destaca como algo significativo el hecho de que hace 50 años, Ariel Ramírez, presentó al reciente Beato Pablo VI su obra recién compuesta. Se precisa, asimismo, que la participación de este importante grupo musical es posible en virtud de la colaboración prestada para este evento por parte de la Presidencia de Argentina. “No hay duda de que el evento adquiere también un especial significado y gran repercusión por ser presidido por el primer Papa latinoamericano de la historia de la Iglesia”, se indica en el comuniocado de prensa de la CAL. Al día siguiente de la Eucaristía, la CAL ofrecerá un “evento guadalupano” que tendrá lugar en el Auditorio Agustinianum para conocer más a fondo el acontecimiento de las apariciones y el significado del mensaje de Nuestra Señora de Guadalupe en la génesis de los pueblos americanos y ante los desafíos de la actualidad. En este evento habrá videos, cánticos, conferencias, diálogos y oración y estará a cargo del P. Eduardo Chávez, Director del Instituto Superior de Estudios Guadalupanos. Participarán en las actividades Superiores y oficiales de dicasterios de la Curia Romana, delegados del gobierno y miembros del Cuerpo Diplomático de los distintos países del continente americano, sacerdotes, religiosos y religiosas latinoamericanos que prestan servicios o realizan estudios en Roma, así como los inmigrantes residentes en la ciudad por razones familiares o laborales. En la Santa Misa podrán participar todos los romanos y peregrinos y para ello deberán solicitar, con antelación, sus billetes de entrada, en la Prefectura de la Casa Pontificia. Publicado pág. web de la CEU

Comienza la 16ª Fiesta Gaucha de la Virgen de Itatí

Comienza la 16ª Fiesta Gaucha de la Virgen de Itatí

Del 12 al 14 de diciembre se celebrará la 16° edición de la Fiesta Gaucha de la Virgen de Itatí, la fiesta popular “que une lo religioso con lo indígena y lo gauchesco”, que tiene lugar en Villa Ansina. Este año la Fiesta se desarrollará en torno al tema Agricultura Familiar, animando a las familias a rescatar esta rica tradición. El Domingo 14, el Obispo de Tacuarembó, Mons. Julio Bonino, presidirá la Misa Criolla. Hace 16 años que en el segundo fin de semana de diciembre se realizan las Fiestas Gauchas de la Virgen de Itatí en Villa Ansina, a 50 km de la ciudad Tacuarembó, sobre la ruta 26 a orillas del Río Tacuarembó. La Fiesta Gaucha de la Virgen de Itatí fue declarada de “Valor Patrimonial Departamental de Tacuarembó” y fue incluida en el libro “Fiestas Uruguayas” recientemente editado por el Ministerio de Turismo y declarada de Interés Turístico por el mismo Ministerio. Un poco de historia La historia de la Virgen de Itatí en el norte uruguayo nace en Corrientes desde donde se difundió su devoción entre los guaraníes de las reducciones franciscanas y jesuíticas. Es así que llega a ser venerada en los siete pueblos de las Misiones Orientales en el actual territorio de Río Grande del Sur (Brasil). Cuando se produce el Éxodo guaraní misionero hacia la Banda Oriental llega a Tacuarembó la Virgencita de “Itatí” “El Éxodo de varios miles de indios que abandonaron las antiguas misiones acompañando a Fructuoso Rivera y se radicaron en momentos en que nuestro país nacía. Este acontecimiento –de características singulares no sólo en la historia del Uruguay sino en la del propio continente– tuvo una influencia decisiva en la vida política nacional y en la formación de las poblaciones y la cultura de las zonas centro y norte del país. En Tacuarembó la Virgencita recibió un culto al estilo guaraní: velorios y fiestas. Es interesante destacar estos “bailes con velorio” dedicados a la Virgen de Itatí que,dieron origen al repertorio musical especialmente al ejecutado en acordeón criollo. Por estas razones la Virgencita es llamada india y gaucha. ¡Virgen de las fiestas! Por eso cada año esta comunidad le organiza una fiesta. La Virgencita india y gaucha es memoria de una historia patria poco conocida y que nosotros queremos recuperar, para “saber de dónde venimos los que aquí vivimos”, señalan los organizadores.

Nuevas estructuras pastorales de la arquidiócesis

Nuevas estructuras pastorales de la arquidiócesis

Como lo anunciamos en el número anterior de Entre Todos, explicaremos la nueva organización pastoral de la Arquidiócesis, que fue presentada oficialmente en el Encuentro arquidiocesano del 15 de noviembre. Contemplar y actuar Desde una perspectiva de fe, lo primero que siempre necesitamos es contemplar. Antes de ponernos a hacer, necesitamos contemplar lo que Dios está haciendo. Antes de planificar nuestro actuar como Iglesia de Jesucristo primero hay que, desde un corazón orante y pacífico, verlo a Él presente y así seguirlo por sus caminos con entusiasmo y determinación. Es desde esa convicción que nos organizamos como Iglesia arquidiocesana, y es por eso que toda estructura eclesial debe ser reformulada cuantas veces sea necesario en función del discernimiento de lo que Jesús ya está realizando en nuestra historia y en lo que nos llama a colaborar. La nueva estructura pastoral fue aprobada por el Arzobispo “ad-experimentum” por 3 años, lo que significa que no es definitiva, sino un modo de mejorar nuestro funcionamiento pastoral que necesita ser evaluado y reformulado en 3 años. Ya esto muestra la dinámica que queremos vivir como Iglesia, que está siempre reformulándose en su organización y actividad, para ser fiel a la misión que Jesús nos encomendó. Prioridades en la nueva estructura pastoral En la presente organización, se prioriza nítidamente la identidad de los fieles, según la vocación de cada uno, como especificidad de la vocación bautismal común a todos. De este modo, el eje está centrado en tres Departamentos en los que todo fiel encuentre su lugar de crecimiento personal y de servicio al Reino de Dios. El Departamento del Clero, integra a todos los presbíteros y diáconos; el Departamento de Vida Consagrada, integra a todos los religiosos y miembros de Institutos Seculares y otros Institutos de vida consagrada; y el Departamento de Laicos integra a todos los laicos de la Arquidiócesis a través de los diversos modos de pertenencia: Territorial (Parroquias, Capillas, etc.), Movimientos y Asociaciones de Laicos, y Comunidades Eclesiales de Base y Pequeñas Comunidades. La Vicaría Pastoral y todos los organismos que la componen están al servicio de los Departamentos, de modo de ser instrumentos que faciliten el desarrollo de la identidad propia de cada fiel, así como su crecimiento personal y comunitario. Asimismo, debe velar por la unidad de la acción pastoral de toda la Arquidiócesis y animarla en su dimensión evangelizadora. Objetivos de la nueva organización pastoral La nueva estructura se plantea cumplir con cuatro “Objetivos específicos”: a) Generar estructuras flexibles, que permitan que las reuniones tengan un contenido concreto, se construya una coherencia pastoral general, y partan de las necesidades de los destinatarios; b) Estimular la vida comunitaria a través de las Parroquias, las CEBs y Pequeñas Comunidades, y los Movimientos y Asociaciones; c) Fomentar la dimensión misionera de cada cristiano, superando la mentalidad de que la dimensión misionera es de “personas especializadas”; y d) Estimular la dinamicidad de la estructura, de modo que vaya reformulándose a sí misma en el tiempo según vayan cambiando las necesidades y circunstancias. Principales organismos pastorales Como ya mencionábamos más arriba, el eje está centrado en los tres Departamentos correspondientes a las vocaciones de los fieles, que compartiendo la vocación fundamental que es la que nos viene del Bautismo, también son llamados por Jesús según vocaciones específicas: Laicos, Vida Consagrada y Clero (presbíteros y diáconos). La misión de cada Departamento es la de brindar elementos que faciliten el desarrollo de la vida de las personas e instituciones laicas, consagradas y del clero en la Arquidiócesis. Para ello tiene cada uno su forma propia de articular los organismos e instituciones que la integran, organizar actividades y generar espacios formativos referidos a lo específico de su vocación. La Vicaría Pastoral Su misión es la de animar y articular toda la acción pastoral de la Arquidiócesis de acuerdo a los lineamientos definidos por el Arzobispo. Como parte de su organización está la Vicaría de Educación, la Vicaría de Pastoral Juvenil y Vocaciones, y la Vicaría de Catequesis. También hay 8 Comisiones Arquidiocesanas, cada una de las cuales tiene una misión específica al servicio de toda la Arquidiócesis. Las Comisiones Arquidiocesanas son: Liturgia. Misiones, Palabra, Pastoral de la Salud, Pastoral Familiar, Pastoral Penitenciaria, Pastoral Popular, y Pastoral Social. A su vez, también se crea el Instituto Arquidiocesano de Formación, cuyo cometido es el de hacer posible el desarrollo de instancias formativas, tanto de agentes pastorales (con las diferentes Vicarías y Comisiones Arquidiocesanas), como de enriquecimiento de los fieles en general, profundizando en su identidad y vocación propias. Una clave fundamental es que las instancias de formación se descentralizarán, de modo que los talleres y cursos puedan desarrollarse en las diferentes áreas geográficas de la ciudad, de acuerdo a las necesidades de cada zona pastoral. Las Zonas Pastorales A efectos de simplificar y agilitar la vida y actividad pastoral de la Arquidiócesis, se crean 4 Zonas Pastorales, en lugar de las 10 que había hasta ahora. Si organización y dinámica de funcionamiento son muy diferentes de las actuales, con menos reuniones y más flexibilidad de contenidos. Todos estos detalles serán publicados en el Marco Normativo de la Pastoral que se presentará a principios del año que viene, cuando comiencen a funcionar los nuevos organismos. Las Zonas Pastorales están integradas del siguiente modo: Zona Pastoral Sur: “San Mateo” Inmaculada Concepción y San Felipe y Santiago Iglesia Matriz (Catedral Metropolitana) Nuestra Señora del Carmen (Cordón) San Francisco de Asís Nuestra Señora del Carmen (Aguada) Nuestra Señora de los Dolores (Reducto) Inmaculado Corazón de María (San Pancracio) San Miguel Garicoits (Vascos) San Miguel Arcángel De la Asunción y San Carlos Borromeo Nuestra Señora de la Merced y San Judas Tadeo San Antonino Nuestra Señora de la Guardia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y San Alfonso (Tapes) Nuestra Señora de Bzommar Sagrada Familia (Jesuitas) San Antonio y Santa Clara (Capuchinos) Nuestra Señora de Lourdes y San Vicente Pallotti (Palotinos) Virgen del Carmen y Santa Teresita (Prado) San José y San Maximiliano Kolbe (Conventuales) Sagrado Corazón (Ex Seminario) Zona Pastoral Este: “San Marcos” Medalla Milagrosa y San Agustín (Unión) San Juan Bautista (Pocitos) María Auxiliadora (Talleres de Don Bosco) Nuestra Señora del Sagrado Corazón (Punta Carretas) Nuestra Señora de los Dolores (Tierra Santa) Stella Maris (Carrasco) Nuestra Señora de Lourdes (Malvín) Nuestra Señora del Carmen y San Cayetano (Comercio) San Pedro Apóstol (Buceo) Santos Apóstoles San José de la Montaña Santa Rita de Casia (Punta Gorda) Nuestra Señora de Fátima (Pocitos) San Ignacio de Loyola Nuestra Señora del Rosario y Santo Domingo (Dominicos) Santa Bernardita Soubirous Nuestra Señora del Huerto y San José Nuestra Señora de la Asunción (Misión Católica Italiana) San Alejandro de Jerusalén y San Pedro Claver María de Nazaret Reina de la Paz Santa Elena Zona Pastoral Norte: “San Lucas” Santuario Nacional del Corazón de Jesús (Cerrito de la Victoria) Cristo de Toledo Nuestra Señora del Sagrado Corazón y Santa Rita (Maroñas) Santísima Trinidad y de la Sagrada Familia Sagrados Corazones (Possolo) Sagrado Corazón de Jesús (Vera) La Anunciación El Salvador (Santuario Nacional “Gruta de Lourdes”) Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y San Eugenio (La Cruz de Carrasco) Nuestra Señora del Rosario de Pompeya Santa Magdalena Sofía Barat (Aires Puros) Santa Teresita del Niño Jesús San Lorenzo Mater Admirabilis Nuestra Señora de la Fundación Nuestra Señora del Carmen San Juan Bosco (Manga) Virgen de los Treinta y Tres San Vicente de Paul Jesús Misericordioso (Belén) Santa Gema Galgani San José Obrero San José Esposo de María Nuestra Señora de Guadalupe (Borro) Zona Pastoral OESTE: “SAN JUAN” Santa María de la Ayuda (Cerro) Inmaculada Concepción (Paso Molino) San Francisco de Asís (Nuevo París) Inmaculada Concepción (Paso de las Duranas) San Alberto (Peñarol) María Auxiliadora (Villa Colón) Sagrada Familia (La Teja) San Rafael Arcángel (Cerro Norte) San Vicente Pallotti Nuestra Señora del Líbano Nuestra Señora de la Guardia y San Luis Gonzaga (La Barra) Inmaculada Concepción (Rincón del Cerro) Nuestra Señora de Fátima (Cerro) Santa María y San Pío X (Melilla) Santo Cura de Ars y Santa Elena (Punta Yeguas) Jesús Obrero (Paso de la Arena) Santa María Madre de la Iglesia y San Juan Bosco (Colón) San Alberto Hurtado (Casabó)

Papa  Francisco,mensaje  del  10 de  diciembre  de  2014 (Refiere al  sínodo sobre  la familia)

Papa Francisco,mensaje del 10 de diciembre de 2014 (Refiere al sínodo sobre la familia)

Francisco contó en su catequesis qué es lo que fue el Sínodo, y explicó que sólo tres de los textos publicados son documentos oficiales 2014-12-10 Radio Vaticana (RV).- En su catequesis del miércoles 10 de diciembre, en la fría mañana romana y con el árbol de Navidad y el pesebre de la Plaza de San Pedro en construcción, el Obispo de Roma habló del Sínodo de octubre sobre “Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización”. Se refirió a los textos del camino sinodal que continúa, todos los cuales han sido publicados. Dijo que con “estas aportaciones, se elaboró una Relación final, que será enviada a las Conferencias Episcopales de todo el mundo para que preparen la próxima Asamblea ordinaria en 2015”. Y aclaró que “los documentos “oficiales” del Sínodo son tres: la Relación final, el Mensaje a las familias y mi Discurso conclusivo, que espero ayuden al Pueblo de Dios”. Francisco dijo que pidió sobre todo a los Padres sinodales que hablaran con franqueza y coraje y que escucharan con humildad. Y que ninguna intervención puso en discusión las verdades fundamentales del Sacramento del Matrimonio: la indisolubilidad, la unidad, la fidelidad y apertura a la vida. Y explicó que todo se realizó bajo la presencia del Papa. Francisco agradeció el trabajo de los Medios, realizado gracias a la Sala de Prensa Vaticana, pero aclaró que “seguido la visión de los medios era un poco en el estilo de las crónicas deportivas o políticas, hablaban seguido de los equipos, pro y contra, conservadores y progresistas”, El Papa concluyó pidiendo a los fieles y peregrinos presentes y a las audiencias de Radio Vaticana y del Centro Televisivo: “Les ruego que acompañen este proceso con la oración, pidiendo a la Virgen María que nos ayude a tomar las decisiones pastorales más adecuadas para el bien las familias”. (jesuita Guillermo Ortiz - RV).