Boletín en tu e-mail

Info.
Uruguay santosapostolespalotinos@gmail.com Facebook: Santos Apóstoles Palotinos
Tel : (+598) 2487 1971 098011628
Dirección : Luis A.de Herrera 2882 esq. Emilio Raña - Montevideo-Uruguay
Inicio EVANGELIO DEL DOMINGO Evangelio del domingo 12 de setiembre, 2021

Evangelio del domingo 12 de setiembre, 2021

Marcos 8, 27-35
Jesús salió con sus discípulos hacia los poblados de Cesarea de Filipo, y en el camino les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy Yo?»
Ellos le respondieron: «Algunos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los profetas».

«Y ustedes, ¿quién dicen que soy Yo?»

Pedro respondió: «Tú eres el Mesías». Jesús les ordenó terminantemente que no dijeran nada acerca de Él. Y comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir mucho y ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar después de tres días; y les hablaba de esto con toda claridad.
Pedro, llevándolo aparte, comenzó a reprenderlo. Pero Jesús, dándose vuelta y mirando a sus discípulos, lo reprendió, diciendo: «¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres».
Entonces Jesús, llamando a la multitud, junto con sus discípulos, les dijo: «El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí y por la Buena Noticia, la salvará».

Palabra del Señor

Queridas hermanas y queridos hermanos:

Jesús y sus discípulos están en el camino, rumbo a Cesarea de Filipo. Y ahí, Jesús, les hace una pregunta fundamental. «¿Quién dice la gente que soy Yo?» «Ustedes, ¿quién dicen que soy ?»

Qué bien nos hace, en nuestro caminar cotidiano, poder preguntarnos quién es Jesús para cada uno de nosotros.

Pedro responde correctamente: «Tú eres el Mesías», el Salvador esperado por el pueblo y enviado por Dios.

La situación se complica cuando Jesús les revela su verdadera identidad mesiánica. Su mesianismo consiste en hacer presente el reino del amor. De un amor tan intenso que lo llevará a sufrir el rechazo de sus propios jefes y guías, los sumos sacerdotes, los ancianos, los escribas; a asumir la cruz y dar la vida. Pedro no puede aceptar esto. No puede entender que alguien que hace tanto bien, que predica con autoridad, que les abre un camino de esperanza, tenga que morir de esa manera. Jesús lo trata duramente. «¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres».

La gran tentación del espíritu del mal es hacernos fabricar un Mesías según nuestros criterios, un Jesús a nuestra medida. Satanás no siempre tienta con cosas malas. En la buena intención de Pedro se esconde una tentación del maligno porque su mirada de la salvación no coincide con la de Dios.

Ser cristiano es ir detrás de Jesús, dejarnos conducir por Él. Nuestra gran tentación es marcarle la cancha a Dios. Lo dejamos entrar en nuestras vidas, pero hasta cierto punto. No siempre ponemos toda nuestra existencia en sus manos y nos disponemos a vivir, cada día, con alegría, su voluntad.

El camino de Jesús para cada uno de nosotros es un camino que nos lleva por sendas de paz y de gozo, aunque muchas veces esté atravesado por la cruz. No hay amor sin cruz. No hay amor sin renuncia al egoísmo, a querer los mejores lugares, a ser los primeros. No hay amor sin perdón. Perdonar significa morir al orgullo, a la vanidad. Perdonar es centrar mi vida en el bien del otro, aun del que me hizo daño. Es vivir un amor de libertad que no se deja condicionar por la respuesta del otro. Es amar encontrando la recompensa en el sólo hecho de amar.

La cruz nos lleva a la vida cuando es asumida por amor. En la entrega de la vida por amor, se encuentra la vida. Dándolo todo por Jesús y la Buena Noticia es que la vida tiene sentido.

Que el Señor nos regale ser hombres y mujeres de discernimiento. Discernir es preguntarle al Señor qué espera de nosotros cada día. Discernir es elegir entre todo el bien que podemos hacer cuál es aquel que tenemos que realizar en este momento concreto de nuestra existencia. Es decidir entre dos cosas moralmente buenas, cuál es la que Dios quiere de nosotros. Discernir es ir detrás del Señor. Discernir es vivir una fe que se expresa en un amor total a Cristo y a los hombres, en los que Él vive. Es seguirlo al Señor, aunque no siempre entendamos sus designios. Es hacer del amor la clave existencial de nuestras vidas. Este es el camino de la salvación. Es ahí cuando podemos decir que el verdadero Mesías ha llegado a nuestras vidas. Sabiendo, como nos dice la Palabra, a través de Isaías, en la primera lectura de la misa de este domingo, que el Señor viene en mi ayuda: por eso, no quedé confundido.

Un bendecido domingo para todos,

P. Rodolfo Pedro Capalozza, SAC
Centro de Espiritualidad Palotina

Fecha :
11/09/2021
Tópicos :
Evangelio del domingo 12 de setiembre, 2021
Evangelio del domingo 26 de setiembre, 2021

Evangelio del domingo 26 de setiembre, 2021

Marcos 9, 38-43. 45. 47-48 Juan dijo a Jesús: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre, y tratamos de impedírselo porque no es de lo...

Evangelio del domingo 19 de setiembre, 2021

Evangelio del domingo 19 de setiembre, 2021

Marcos 9, 30-37 Jesús atravesaba la Galilea junto con sus discípulos y no quería que nadie lo supiera, porque enseñaba y les decía: «El Hijo del hombre va...

Evangelio del domingo 5 de setiembre, 2021

Evangelio del domingo 5 de setiembre, 2021

Marcos 7, 31-37 Cuando Jesús volvía de la región de Tiro, pasó por Sidón y fue hacia el mar de Galilea, atravesando el territorio de la Decápolis. Enton...