Boletín en tu e-mail

Info.
Uruguay santosapostolespalotinos@gmail.com Facebook: Santos Apóstoles Palotinos
Tel : (+598) 2487 1971 098011628
Dirección : Luis A.de Herrera 2882 esq. Emilio Raña - Montevideo-Uruguay
Inicio EVANGELIO DEL DOMINGO Evangelio del domingo 3 de octubre, 2021

Evangelio del domingo 3 de octubre, 2021

Marcos 10, 2-16

Se acercaron algunos fariseos y, para ponerlo a prueba, le plantearon esta cuestión: «¿Es lícito al hombre divorciarse de su mujer?»
Él les respondió: «¿Qué es lo que Moisés les ha ordenado?»
Ellos dijeron: «Moisés permitió redactar una declaración de divorcio y separarse de ella».
Entonces Jesús les respondió: «Si Moisés les dio esta prescripción fue debido a la dureza del corazón de ustedes. Pero desde el principio de la creación, "Dios los hizo varón y mujer". "Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre, y los dos no serán sino una sola carne". De manera que ya no son dos, "sino una sola carne". Que el hombre no separe lo que Dios ha unido».
Cuando regresaron a la casa, los discípulos le volvieron a preguntar sobre esto.
Él les dijo: «El que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra aquella; y si una mujer se divorcia de su marido y se casa con otro, también comete adulterio».
Le trajeron entonces a unos niños para que los tocara, pero los discípulos los reprendieron. Al ver esto, Jesús se enojó y les dijo: «Dejen que los niños se acerquen a mí y no se lo impidan, porque el Reino de Dios pertenece a los que son como ellos. Les aseguro que el que no recibe el Reino de Dios como un niño, no entrará en él».
Después los abrazó y los bendijo, imponiéndoles las manos.

Palabra del Señor

Queridas hermanas y queridos hermanos:

En este capítulo diez, del Evangelio según san Marcos, el autor coloca algunas respuestas de Jesús a varios interrogantes sobre temas planteados en el Antiguo Testamento: el divorcio, la relación con los niños, las riquezas y los honores.

La alusión a lo ordenado por Moisés corresponde a lo expresado en el libro del Deuteronomio 24,1: “Si uno se casa con una mujer y luego no le gusta, porque descubre en ella algo vergonzoso, le escribirá el acta de divorcio, se la entregará y la echará de casa”. Sobre ese “algo vergonzoso”, a que se hace referencia, había diferentes interpretaciones, según las diversas escuelas de rabinos; algunas justificaban el divorcio sólo por causa de infidelidad; otras, lo justificaban hasta por motivos triviales. Leemos en el comentario de la Biblia del Peregrino (Luis Alfonso Schokel): …para la escuela del rabí Shamai sólo en caso de infidelidad; pero para la escuela del rabí Hillel por cualquier cosa que pudiera desagradar al marido, como quemar la comida, por ejemplo.
Esta ley no prohíbe ni ordena el divorcio, simplemente legisla sobre cómo debe procederse en el caso de que se produzca. Sólo el hombre podía pedir el divorcio. A su vez, redactar un acta, tenía como finalidad proteger a la mujer porque si ella se unía a otro hombre, sin esta declaración, podía ser considerada adúltera, con el grave castigo que esto merecía. Jesús no niega lo expresado en el Deuteronomio, pero coloca con claridad el motivo de esta legislación: la dureza del corazón de los hombres. Los invita a dar un paso más allá de la Ley e ir a los comienzos; los lleva al libro del Génesis, y les expresa cómo, desde el comienzo, la voluntad de Dios fue otra: que el hombre no separe lo que Dios ha unido.

El matrimonio implica una comunión de vida superior a cualquier otro vínculo humano. Hablar de una sola carne significa que serán una sola persona. Este vínculo tiene su origen en Dios y no puede ser destruido por el hombre. Vínculo que, para su validez, debe ser aceptado libre y voluntariamente por los contrayentes. Es aquí donde se presenta la nulidad, en algunos casos, del sacramento del matrimonio. No es que se anule el sacramento (la Iglesia no tiene el poder de anular lo que Dios realizó) sino que se declara que desde el comienzo fue nulo porque no existieron las condiciones para que el mismo se celebrara con el pleno conocimiento y libertad de los contrayentes.

El matrimonio es una vocación, un verdadero y concreto llamado de Dios destinado no sólo a la realización personal de los contrayentes sino, también, a una misión evangelizadora. Dios es amor y en el amor de los esposos, Él se hace presente en el mundo. Un amor que se hace fecundo en los hijos y, por eso, un amor que genera familia, célula básica de toda sociedad, iglesia doméstica en donde Dios habita.

¡Qué necesidad tenemos de revalorar la familia como el lugar en donde todo comienza! La familia es, no sólo generadora de vida, sino también formadora de la vida y por eso, es el primer y fundamental espacio de formación social. La familia es escuela de valores y, como tal, es el lugar donde se comienza a construir una sociedad. Es en la familia, donde se descubre el verdadero sentido de la vida. Es el lugar del crecimiento y maduración en la fe.
Nuestros niños encuentran en la familia el inicio de su vida; vida que cobra pleno sentido a luz del Evangelio. Es por esto, que lo más grande que un padre o una madre le puede regalar a su hijo es el don de la fe.

Un bendecido domingo para todos,

P. Rodolfo Pedro Capalozza, SAC
Centro de Espiritualidad Palotina


Fecha :
02/10/2021
Tópicos :
Evangelio del domingo 3 de octubre, 2021
Evangelio del domingo 17 de octubre, 2021

Evangelio del domingo 17 de octubre, 2021

Marcos 10, 35-45 Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercaron a Jesús y le dijeron: «Maestro, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir». É...

Evangelio del domingo 10 de octubre, 2021

Evangelio del domingo 10 de octubre, 2021

Marcos 10, 17-27 Jesús se puso en camino. Un hombre corrió hacia Él y, arrodillándose, le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la Vi...

Evangelio del domingo 26 de setiembre, 2021

Evangelio del domingo 26 de setiembre, 2021

Marcos 9, 38-43. 45. 47-48 Juan dijo a Jesús: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre, y tratamos de impedírselo porque no es de lo...