Boletín en tu e-mail

Info.
Uruguay santosapostolespalotinos@gmail.com Facebook: Santos Apóstoles Palotinos
Tel : (+598) 2487 1971 098011628
Dirección : Luis A.de Herrera 2882 esq. Emilio Raña - Montevideo-Uruguay
Inicio EVANGELIO DEL DOMINGO Evangelio del domingo 14 de noviembre, 2021

Evangelio del domingo 14 de noviembre, 2021

Marcos 13, 24-32

Jesús dijo a sus discípulos:

En aquellos días, el sol se oscurecerá, la luna dejará de brillar, las estrellas caerán del cielo y los astros se conmoverán. Y se verá al Hijo del hombre venir sobre las nubes, lleno de poder y de gloria. Y Él enviará a los ángeles para que congreguen a sus elegidos desde los cuatro puntos cardinales, de un extremo al otro del horizonte.

Aprendan esta comparación, tomada de la higuera: cuando sus ramas se hacen flexibles y brotan las hojas, ustedes se dan cuenta de que se acerca el verano. Así también, cuando vean que suceden todas estas cosas, sepan que el fin está cerca, a la puerta.

Les aseguro que no pasará esta generación, sin que suceda todo esto. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. En cuanto a ese día y a la hora, nadie los conoce, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, nadie sino el Padre.

Palabra del Señor


Queridas hermanas y queridos hermanos:

Acercándonos a la finalización del año litúrgico, la Iglesia nos invita a meditar este texto que forma parte del capítulo trece del Evangelio según san Marcos. Todo este capítulo contiene el llamado “discurso escatológico”.

La dimensión escatológica hace referencia al fin de los tiempos y al inicio de un tiempo nuevo, marcado por la venida del Hijo del hombre (del griego éskhatos: ‘último’ y logos: ‘estudio’). Este discurso es el más largo del evangelio de Marcos. Con la mirada puesta en el presente, pero con dimensión de futuro, hacia el final de la historia, busca animar a las comunidades cristianas a mantenerse fieles en medio de las dificultades.

Usa un lenguaje muy especial, llamado apocalíptico; utilizado en muchos pasajes de los profetas y en el libro del Apocalipsis. Hay que comprender las imágenes dentro del género literario utilizado y contextualizarlas en el tiempo. Los signos de la naturaleza, la conmoción cósmica, son imágenes típicas de este género. Son una forma literaria de expresar la intervención divina en la historia de los hombres.

El sol se oscurecerá, la luna y las estrellas dejarán de brillar porque será la plena manifestación de Jesucristo, luz verdadera y eterna. Vendrá lleno de poder y de gloria.

En torno a Él se realizará la plenitud de la unidad con la plena participación en la vida trinitaria. Él enviará a los ángeles para que congreguen a sus elegidos desde los cuatro puntos cardinales, de un extremo al otro del horizonte. Esa unidad, a la que todos estamos llamados, realizará plenamente nuestros anhelos más profundos. Por eso, será un día de alegría y paz que no conocerá el ocaso.

El tiempo actual es como la primavera. Vemos brotes de vida, pero todavía no es el tiempo de la cosecha. El bien está entre nosotros, también existe el mal.

Nadie conoce el día y la hora de esta plena manifestación de Jesucristo. La promesa del Señor nos llena de esperanza en medio de las dificultades de este mundo. Llegará el momento de la consumación plena de ese Reino del amor que todos deseamos desde lo más íntimo de nuestro corazón.

Esta espera nos invita a la esperanza. Ella es el motor que nos compromete en la preparación de ese día. Estamos llamados a dejar que Dios abra caminos, a través nuestro, para que su manifestación plena se realice cuanto antes. Esos cielos y tierras nuevas que esperamos, son los cielos y la tierra que cada día tenemos que contemplar en sus pequeñas manifestaciones y poner todo de nosotros para que esos brotes sean alimentados. Este tiempo de espera, que nos toca vivir, nos invita a un profundo compromiso con la vida. En última instancia, disfrutaremos de aquello por lo cual hayamos entregado nuestra vida. Viviremos el gozo del encuentro definitivo y de la unidad plena en la medida en que hagamos presente, en lo cotidiano, el Reino de la justicia y de la paz, de la fraternidad y del perdón.

En cada liturgia, en cada eucaristía, participamos ya de esa vida de comunión trinitaria que llegará a su momento culminante con la manifestación plena y definitiva de Jesucristo.

Jesucristo, la Palabra que da vida, está en medio de nosotros. No pasará jamás. Y un día se manifestará en plenitud con toda su fuerza transformadora. La última palabra de la historia será la plenitud del amor.

Un bendecido domingo para todos,

P. Rodolfo Pedro Capalozza, SAC
Centro de Espiritualidad Palotina

Fecha :
13/11/2021
Tópicos :
Evangelio del domingo 14 de noviembre, 2021
Evangelio del Primer Domingo de Adviento, 2021

Evangelio del Primer Domingo de Adviento, 2021

Lucas 21, 25-28. 34-36 Jesús dijo a sus discípulos: «Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, los pueblos serán presa de...

Evangelio del domingo 21 de noviembre, 2021

Evangelio del domingo 21 de noviembre, 2021

Juan 18, 33b-37 Pilato llamó a Jesús y le preguntó: «¿Eres Tú el rey de los judíos?» Jesús le respondió: «¿Dices esto por ti mismo u otros te lo han dich...

Evangelio del domingo 7 de noviembre, 2021

Evangelio del domingo 7 de noviembre, 2021

Marcos 12, 38-44 Jesús enseñaba a la multitud: «Cuídense de los escribas, a quienes les gusta pasearse con largas vestiduras, ser saludados en las plazas ...

Videos